Radiación UV y altitud: ¿Por qué te quemas más en la montaña?

Según vas ascendiendo de altitud aumenta la radiación ultravioleta.

Cuando llega el verano protegernos del sol es imprescindible, sin embargo, en ocasiones es mucho más necesario debido a la radiación ultravioleta.

Seguramente sabrás que en la playa o en el mar te quemas más por el reflejo del sol en el agua, sin embargo, muchos no saben que los rayos UV también son más intensos en función de la altitud en la que nos encontremos.

Países como Nepal, Perú, Chile o México están situados a gran altitud, y deben tener muy presente este fenómeno debido a que según aumentamos la altura, la capa natural que nos protege de la radiación solar se va reduciendo.

La radiación solar es la energía que emite el sol en diferentes frecuencias, desde la radiación infrarroja a la ultravioleta. En mayor medidas con un 46% es radiación infrarroja (calor), un 44% es el espectro visible y el 9% restante es la radiación ultravioleta, también abreviada como UV.

Esta última es de la que vamos a hablar por ser la que mayor energía emite y la más dañina para los humanos. La radiación ultravioleta es de la que nos tenemos que proteger mediante crema solar, responsable de melanomas, cáncer y otras dolencias en la piel.

¿Cómo afecta la altitud a la radiación UV?

Un estudio asegura que los mayores niveles de radiación UV están en Altiplano Andino, situado entre Perú, Bolivia, Chile y Argentina. Si altitud a casi 4.000 metros de altitud hace que el índice UV es superior a 20.

Aunque la altitud es muy importante para calcular la radiación ultravioleta, también afectan otras variables como la hora del día, la superficie en la que estamos o la nubosidad.

La radiación ultravioleta aumenta según vamos subiendo de altitud

Se estima que la radiación ultravioleta aumenta un 5% cada kilómetro que ascendemos, es decir, si subimos a una montaña de 2.000 metros, estaremos recibiendo un 10% más que en la costa.