¿Sabes la diferencia entre los rayos solares UVA y UVB?

Cuándo se trata de cuidar la piel todos los días para que luzca radiante y joven por años, se debe entender la importancia de la protección solar, independientemente de la edad o la época del año y la diferencia que existe entre los rayos dañinos UVA y UBV que por lo general aparecen en las etiquetas de los productos de protección de la piel, cosméticos y ropa pero que la que no se tiene un conocimiento claro.

UVA = Ultra Violeta A (onda larga)

UVB = Ultra Violeta B (onda corta)

FPS = Factor de Protección Solar

Los rayos UVA pueden causar envejecimiento de la piel

Los rayos UVA son responsables del envejecimiento de la piel y de las arrugas, y pueden contribuir al cáncer de la piel. Debido a que los rayos UVA atraviesan la capa de ozono fácilmente, contienen la mayor cantidad de exposición solar. Incluso, los rayos UVA pueden atravesar las nubes, el vidrio y la ropa. Seguramente no se sienten, pero están presentes.

Los rayos UVB pueden causar quemaduras

Los rayos UVB son responsables de las quemaduras de sol y las cataratas, ya que afectan el sistema inmune. Pero lo más importante que debe saber, es que los rayos UVB también contribuyen al cáncer de la piel.

El FPS deja saber cuánto tiempo se puede permanecer bajo en sol

El Factor de Protección Solar (FPS) se encuentra en los productos de protección solar, y nos da una idea de cuánto tiempo se puede permanecer bajo el sol antes de que la piel comience a quemarse. Se debe tener en cuenta que el FPS solamente aplica para protegerse de los rayos UVB y viene en varios niveles incluyendo FPS 15, FPS 30, FPS 50 y más. En todas las personas actúa de manera diferente: si tu piel comienza a enrojecer después de estar 10 minutos bajo el sol, toma ese número (10) y multiplícalo por el número de FPS que estás usando.

Por ejemplo, si utilizas un producto con FPS 30:

– 10 minutos x 30 (FPS) = 300 minutos.

Divide los 300 minutos entre 60 minutos que equivale a 1 hora.

– 300 minutos / 60 minutos = 5.

El resultado: aproximadamente 5 horas de protección contra los rayos solares estándar.

Si estás en la playa o exponiéndote directamente a los rayos solares por un periodo extenso de tiempo, utiliza medidas preventivas con la protección solar y el FPS. Muchos productos no son resistentes al agua, por lo tanto, no se puede confiar en que tendrá cinco horas de protección si estas nadando o haciendo ejercicio. También, la mayoría de los protectores solares son para una exposición solar normal, no para cuando se pasa todo el día bajo el sol. Si estás en la playa o haciendo deporte, deberías considerar un protector solar más fuerte al usual. Y recuerda aplicar una, dos, tres o cuantas veces sea necesario.

En Colombia la mayoría de productos de protección solar son de venta libre. Recuerda leer las indicaciones y las advertencias de la etiqueta para entender los beneficios y limitaciones del producto.

11 consejos para el uso de protección solar

– Siempre aplica protección solar, cualquiera que sea la temporada.

– Al comprar un protector solar, busca uno que ofrezca “protección de amplio espectro” para protegerse contra los rayos UVA y UVB.

– La cantidad apropiada de protector solar para el cuerpo es de 1 oz. (o 30 ml) que es lo suficiente para llenar una copita pequeña. Y necesitas una cucharadita (5 gramos) de protector solar para la cara.

– Aplica protector solar por lo menos de 15 a 20 minutos antes de salir al sol. Si la piel está roja por los rayos solares, el daño ya está hecho.

– Es muy importante proteger las áreas de la piel expuestas al sol, incluyendo las orejas y las zonas calvas de la cabeza.

– Usa ropa que te proteja como camisetas de manga larga, pantalones largos y gorras.

– Utiliza gafas de sol que ofrecen protección contra los rayos UVA y UVB. No solo puedes quemarte los párpados, sino que exponerte a los rayos UVB puede producir cataratas.

– No pienses que estás protegido dentro del carro o mirando a través de una ventana. Los rayos solares pueden penetrar el vidrio. Protégete, aunque no estés directamente bajo los rayos solares.

– Crea el hábito de reaplicar protector solar cada dos horas o después de nadar o sudar.

– Mantente fuera del sol durante las horas más calientes del día, y procura buscar las áreas con sombra.

– Si tienes que broncearte, utilice un autobronceador. (Pero recuerda también usar protector solar).